Share Compartir en facebook Compartir en twitter
Send to a friend
   

Tools: Print

TURISMO

Valles Calchaquíes: cerros, cardos y vinos

10 de Octubre, 2017 | en Noticias, Turismo, Últimas noticias

Para el finde largo, naturaleza y cultura. Como bonus track, la Semana del Torrontés.

Esta región, forjada por la historia preincaica y colonial, promete un recorrido inolvidable por sus más de 500 kilómetros de montañas coloridas y paisajes diversos. Bodegas, sitios arqueológicos y museos son algunas de las atracciones que ofrecen los Valles Calchaquíes. Además, desde el 13 al 16 se desarrollará la Semana del Torrontés 2017.

A 2.000 metros de altura, los valles poseen una fantástica geografía tallada por el viento y el sol, coloridos secadores de pimientos, iglesias, sitios arqueológicos, museos, atractivos naturales y bodegas con emblemáticos vinos inspiradores de grandes poetas y leyendas vallistas, resguardadas por la cordialidad de su gente bajo el cielo azul calchaquí.

¿Cómo abarcar los valles?

La propuesta es hacer una especie de triangulación entre Salta capital, Cachi y Cafayate. Entonces habrá que tomar la ruta 68, pero ahí  nomás a unos 15 km los Cerrillos, en el valle de Lerma, un pueblo de casas bajas que enseguida trae a la memoria el tema La cerrillana y a Los Chalchaleros, cuando cantan: “Monté del caballo, me puse cerca pa’ mosquetear/ Con el alma en un hilo, mi negra linda, te vi bailar./ Cómo olvidarte cerrillos/ si por tu culpa tengo mujer./ Morena cerrillana, con alma y vida te cantaré. /Todos los carnavales./ Para cerrillos te llevaré.(…)” y es que febrero y los festejos entre religiosos y paganos es muy colorido por aquí.

Tierra de zambas y de curvas empedernidas, la primavera es la mejor época para ir porque los cerros están creciendo en verde y los ríos aún no vienen con demasiada agua. Claro que previo a los valles en sí, está la Merced y el Carril, encantadores ambos como cada rincón por allá arriba donde las iglesias y las plazas enfrentadas dominan los poblados.

Ahí la beldad de la zona vallista, una cuesta que obligará a esta atentos al camino y al paisaje, son unos 20 kilómetros de recorrido hasta la 40, y habrá que tomarla mientras zigzaguea hasta el mirador de la Piedra del Molino, a 3.340 metros de altura.

Allí es el Parque Nacional Los Cardones y la inmensidad se hace lugar, pero de estos gigantes de espinas (que recién bien adultos dan sus flores por vez primera y que son resguardados para que no se abuse de corte para artesanías), sólo se usan los secos y ya caídos, e inspiran al viajero. Seguramente hará más de una parada, y se acercará a uno de estos cardones para sacarse una foto y dimensionar el tamaño.

Cerca se encuentra Cachi, que se reconoce desde más lejos por el Nevado de Cachi que lo custodia. Ahí nomás Payogasta, sitio en el que se halla el viñedo más alto del mundo, a 3.700 metros sobre el nivel del mar. Más fotos y además de vides encontrará los campos de ajíes que, según la época del año, lucen verdes o rojo sangre, y en el verano el secado de estos para la elaboración del famoso pimentón para las empanadas, es un espectáculo en sí mismo.

En Cachi está obligado a degustar sus mentadas empanadas, mientras las guitarras no dejen de tocar, pero también su bella iglesia con el altar de cardón y ese entramado de calles tan sencillo que en un abrir y cerrar de ojos se ve entero. Para los que quieren saber más sobre el pasado de estas tierras el Museo Antropológico. Algo más en excursión puede ir hasta los sitios arqueológicos La Paya y Las Pailas. Vale cada tramo ya que las plantas curativas, las costumbres de los locales y hasta los misterios y leyendas de las rocas, se dan lugar.

En el derrotero de poblaciones escondidas de los Valles, se encuentra Seclantás, por la Ruta 40, “capital del poncho salteño”. Luego Molinos y más allá Angastaco, con su espectacular  Quebrada de las Flechas, donde el viento, la lluvia y los siglos hicieron esta creación natural que fascina.

La ruta sigue su curso y los paisajes entre cerros y pequeños blancos deja ver las usanzas locales. Tras San Carlos, aparece Cafayate, la reina del Torrontés.

Allí, además de recorrer cada cuadra plagada de artesanías y muy buena gastronomía acompañando los excelsos vinos, hay que realizar la experiencia del Museo de la Vid y el Vino; se disfruta y se aprende en cada sala. Las bodegas ofrecen visitas y degustaciones, y lógicamente no hay que perdérselas.

Saliendo de Cafayate hacia Salta capital por la ruta 68, se aprecia la Quebrada de las Conchas, donde pueden verse formaciones rocosas de intenso color terracota, como El Anfiteatro y Garganta del Diablo, originadas por la erosión. Artesanos a la vera del camino, llamas y gringos para la foto, muchas paradas para deleitarse con un paisaje espléndido.

Luego el viajero deberá decidir ir hacia los médanos a jugar un rato, hacia el Dique Cabra Corral a disfrutar de deportes náuticos o seguir hasta Guachipas con sus 33 cuevas con pinturas rupestres. Para regresar a Salta lo hará por El Carril, La Merced y Cerrillos, como cuando venía. Si no, puede virar y encarar el regreso a Mendoza.

Mientras tanto, los vinos

Otra propuesta es recorrer la ruta del vino, es decir llegar a Cafayate y sus alrededores, para degustar los vinos de altura, producidos con uvas cultivadas a más de 3.000 msnm, que hicieron famosa a esta región. En los Valles Calchaquíes el torrontés alcanza su mayor esplendor, convirtiéndose en el más distinguido del país por su aroma, color y sabor.

Pocos caminos del vino cuentan con la belleza y fuerza del paisaje natural, las formas y coloridos de sus montañas, una rica historia y la presencia de costumbres milenarias. En los Valles Calchaquíes, el turismo del vino se conjuga con otras propuestas como el ecoturismo, el turismo cultural y el turismo aventura.

Actualmente, más de 40 bodegas están abiertas al público y se ofrecen visitas guiadas y degustaciones. Diferentes prestadores turísticos proponen actividades como cabalgatas, paseos en bicicletas, cuatriciclos y trekking. Además, se pueden visitar el Puente del Diablo (La Poma), un puente natural de rocas que cruza el Río Calchaquí, al que se accede desde la ruta N° 40 y luego se desciende a pie; el Valle de las Cuevas de Acsibi, el lugar donde se asentaba la tribu de los Malcachiscos, en camioneta 4×4 y una caminata de 4 horas; y la red de emprendimientos de Turismo Rural Comunitario, gestionada por comunidades de pueblos originarios y campesinas de la zona.

A los vallistas

La chacarera de Los Chalchaleros, (Letra y Música: Saravia – Figueroa) da una simpática guía de lo que encontrará en el camino:

Subiendo Cuesta ‘el Obispo/me gusta trepar muy quedo/ Payogasta de mi infancia /recuerdos sólo recuerdos. Recuerdos de Payogasta /dorados sueños de niño /Con sus nevados está Cachi /mostrándonos su destino /San José Puerta e’ la Paya /Angostura y Seclantás /siguiendo el río cuesta abajo /a Molinos llegará./ Gente buena gente dulce /amigos todos queridos /con él canto mis promesas/vallisto nunca te olvido. /A pesar de la distancia / siempre lo llevo conmigo /soy parte de cada cerro y en cada parte un amigo. /Amigo de todo el valle /paisaje que tanto quiero. /Angastaco y sus viñedos/ busca la puerta del cielo. /La Flecha Payogastilla /San Carlos y Animaná /la serenata en la noche /Cafayate cantará/

Semana del vino salteño

La Semana del Torrontés de Altura 2017 se desarrollará el próximo fin de semana largo, con actividades en Cafayate, Cachi y en la ciudad de Salta, organizadas por el Ministerio de Cultura y Turismo junto a Bodegas de Salta.

Se trata de la cuarta edición que se organiza en homenaje a la cepa más característica y singular que crece en la región: el torrontés. Para esta ocasión se preparó una variada agenda de actividades que incluye degustaciones temáticas en museos, visitas guiadas en bodegas, copas de bienvenida y platos especiales en restaurantes, como así también espectáculos de música, entre otros.

Las actividades comenzarán el viernes 13 a las 19 en la Ciudad de Salta con un circuito pedestre por diferentes museos con degustación de vinos de altura, delicatessen y muestra de arte a beneficio de la Fundación Manos Abiertas. Participan el Museo Arqueológico de Alta Montaña, Museo de Arte Contemporáneo, Museo Güemes y Museo de la Ciudad- Casa de Hernández.

En Cafayate, en tanto, habrá actividades el 14 y 15 de octubre en el Museo de la Vid y el Vino. El sábado habrá degustación de bodegas artesanales y exhibición de artesanías relacionadas al vino, arte culinario y espectáculo de música, a partir de las 19.30.

El domingo a las 19.30 se realizará un salón de vino a cielo abierto con degustación de Bodegas de Salta y un encuentro de arte donde artistas invitados pintarán en vivo utilizando elementos relacionados al vino. Las obras se sortearán al final del evento.

También está prevista la actuación del coro del Instituto de Música y Danza de la Provincia de Salta y un homenaje a Arnaldo Etchart. Además, habrá degustación de vinos y gastronomía del Alto Valle, como así también un encuentro de arte en el Museo Arqueológico “Pío Pablo Díaz” de Cachi a partir de las 11.

Fuente: http://losandes.com.ar/

Linkedin Google Yahoo! Delicius
Send to a friend
   

-


Admin tools: Edit this entry.