Share Compartir en facebook Compartir en twitter
Send to a friend
   

Tools: Print

Se presentó el vino del mendocino Julio Le Parc

En una alianza entre la firma vitivinícola asentada en Gualtallary, Tupungato, y el artista, surgió la idea de sacar a la venta un vino de alta gama con edición limitada de 2.000 botellas. Se trata de un corte de Malbec de la cosecha 2012, 50% proveniente de la zona de Gualtallary y 50% proveniente de la zona de Altamira, que pasó dos años en barrica y reposa desde entonces en botella. Aún no se comercializa y está previsto que se venda, fundamentalmente en el extranjero, a U$S 350 la botella.

La presentación del vino se hizo el sábado en la bodega durante un cóctel que encabezó Le Parc y Mariano Di Paola, director enológico de las bodegas Rutini y La Rural, artífice del vino que lleva estampado el nombre del artista.

Santiago Zemma, del estudio de Zenma y Ruíz Moreno, explicó cómo se concibió el estuche y la botella de este vino del Le Parc que es una obra de arte: “La superficie de vino de la botella es espejada y la obra de Le Parc se refleja en la botella de vino. Trabajamos durante casi dos años haciendo pruebas, cambiando la caja con los planos de la obra original tratando de ver de qué manera se podría lucir mejor la botella de Julio. Es como meterse en el mundo de Le Parc”.

“La idea es que uno pueda tomarse la botella de vino y después poder conservarla como obra de arte. Es una obra de colección, está certificada, son solamente 2 mil botellas. Es una pequeña obra de arte de Julio Le Parc. Creo que hay un montón de etiquetas de vino como obra de arte pero creo que esta tiene la singularidad que tiene la obra de arte en sí misma. Es como esa conjunción que me parece que con el vino, la botella y el estuche es mágica”, afirmó.

El nexo entre Rutini y la familia Le Parc se gestó en Miami. Durante una muestra de arte, donde el reconocido artista mendocino expuso sus obras, su hijo Yamil habló de sus intenciones de crear un vino con el periodista mendocino Marcos Álvarez. Éste lo puso en contacto con Mariano Di Paola. La coincidencia fue mayor porque en la misma muestra expuso sus obras otra mendocina Florencia Aise, que es sobrina de Di Paola y ayer también estuvo presente en el cóctel. Ese doble nexo entre Le Parc y Rutini terminó en el proyecto que se hoy se hace realidad.
Hay un tercer motivo que une a Le Parc con Di Paola. Ambos son de Palmira, el distrito de San Martín. Ese origen común fue otra razón que unió al artista con el enólogo y que facilitó el acuerdo.
Di Paola expresó que el objetivo de Le Parc respecto a este proyecto es volver a sus orígenes. “Quería un vino argentino, un vino mendocino”.

Fuente: http://jornadaonline.com/

Linkedin Google Yahoo! Delicius
Send to a friend
   

-