Share Compartir en facebook Compartir en twitter
Send to a friend
   

Tools: Print

Lo que dejó la tercera edición de Sparkling Nights

El viernes finalizó la tercera edición de Sparkling Nights, la feria anual de espumantes organizada por JOY, en el Hotel Panamericano. Fue la edición más exitosa. Más de 3400 asistentes, 30 bodegas, 200 etiquetas, 10 stands gastronómicos, 9 clases de cocina abiertas al público, música, buena onda entre el público (en su mayoría sub 35) y mucho más.

Para los que estuvieron y quieren rememorarlo. Para los que no fueron, se quedaron con las ganas y quieren saber cómo estuvo. Estos fueron algunos de los highlights de la gran fiesta de las burbujas, en lo que respecta a las bodegas y sus espumantes, los verdaderos protagonistas de esta fiesta.

Dante Robino: con un stand y un living de diseño bien moderno, unas de las principales casas productoras de espumosos de Argentina ofreció sus vinos Novecento Cuvée Extra Brut y Novecento Capriccio, el nuevo dulce natural, para la degustación. A ellos se sumó Novecento Cuvée Rosé, que fue dado a conocer en la feria.

Casa Bianchi: la bodega mendocina, especialista en método tradicional, presentó su muy elegante Ediciones Limitadas 2000 –una deliciosa rareza por la edad del vino-, además del muy fresco Bianchi Extra Brut, con una estética renovada en la que manda el amarillo y la etiqueta en forma de estrella.

Bodega Norton: la centenaria casa de Perdriel desplegó su gama de espumantes Cosecha Especial y su novedoso Cosecha Tardía. De la primera, distinguible por su rara botella, al público sorprendió la frescura y sequedad de su Brut Nature, hermano mayor del clásico Extra Brut, mientras que el dulce natural estaba entre los preferidos de las chicas, que lo bebían tanto en el stand como en el living que tenía la bodega en el centro del salón.

Bodegas Salentein y Callia: el holding de capitales holandeses ofreció sus nuevas creaciones, con los complejos Salentein Cuvée Speciale Extra Brut y Salentein Cuvée Exceptionnelle Brut Nature como sabores dominantes; pero quien pasó por su mesa sabe que la estrella de los consumidores fue Callia Dulce Natural, que fue presentado en exclusiva durante los tres días.

La bodega Ruca Malén se inició el año pasado en el mundo de las burbujas. Y su Ruca Malen Brut, de una llamativa etiqueta –dibuja el perfil de una mujer-, estuvo entre los favoritos de los cazadores de perlitas, por su rica y atractiva nariz frutal.

Familia Schroeder, como única casa patagónica enfocada en la elaboración de burbujas, ofreció sus bien logrados Saurus Extra Brut y Rosa de los Vientos, este último un rosado 100% de Pinot Noir. Pero sin lugar a dudas la estrella del stand, igual que el año pasado, fue Deseado: el espumante dulce natural a base de Torrontés.

Bodega Trapiche se presentó con sus mejores burbujas, desde su Extra Brut a su Brut Nature –que lleva un 10% de uva Malbec, un dato que se secreteaba en el stand -, aunque la novedad este año estuvo dada por el rosé, un distinguido ejemplar elaborado 100% con uvas Pinot Noir del Valle de Uco. Su living decorado con globos –al igual que sus publicidades- atrapaba la vista.

Nieto Senetiner, una de las casas que más ha crecido en burbujas en los últimos años, dijo presente en Sparkling Nights con sus etiquetas más reconocidas: Extra Brut, Brut Nature y Natures, clásicos de la casa, a los que sumaron Grand Cuvee Brut Extra Brut y Nature, este último, una joyita high class de burbuja fina y paso refrescante.

Finca Flichman se presentó en la feria con un solo espumante: su Flichman Extra Brut, corte de Chardonnay y Malbec, que representa una rareza de un sabor fresco y frutado, ideal para el brindis. Además del comentario elogioso para el espumante, los hombres abundaron en elogios a las dos promotoras que le sumaban glamour al stand.

Del Fin del Mundo. La bodega patagónica ofreció su Extra Brut, elaborado con Pinot Noir y Chardonnay, además de un avant premier de su rosé 100% Pinot Noir que saldrá a la venta recién el año que viene y que, en la feria, se lo pudo degustar de una botella sin etiquetar.

Finca las Moras estuvo presente con un hermoso living de diseño moderno. Quienes se acercaron –y no fueron pocos- pudieron probar su espumante verso y reverso de Syrah y Viognier: un rosé y un blanco que destacan por su rica boca e inmejorable relación entre calidad y precio. Especialmente el rosé, que no acepta competencia en su segmento.

Fuente: www.planetajoy.com

- Deje su comentario


Deje su comentario

Share Compartir en facebook Compartir en twitter
Send to a friend
   

Tools: Print

Admin tools: Edit this entry.